Vende tu carro
Autoshows

BMW iVision Neue Klasse: el futuro alemán

De este conceptual nacerá una futura familia de modelos de BMW, que será eléctrica, digital y sustentable, y que estrenará un nuevo concepto de diseño exterior e interior.

BMW iVision Neue Klasse: el futuro alemán

En marzo de 2022, el CEO del Grupo BMW, Oliver Zipse, anunció el lanzamiento de una “Neue Klasse” para 2025, una nueva familia de vehículos que será eléctrica, digital y circular o sustentante, los tres pilares sobre los que se fabricarán los futuros modelos de BMW.

Neue Klasse o Nueva Clase no es un nombre que haya nacido ahora de cara a los futuros modelos que están por venir. Neue Klasse se denominó a una gama específica de modelos compactos de BMW que fue presentada en el IAA de 1961, y que se produjo con gran éxito hasta 1972. El sedán BMW 1500 diseñado por Wilhelm Hofmeister introdujo la identidad deportiva por la que BMW es tan reconocida, y sus sucesores 1600, 1800 y 2000 pueden ser considerados los antecesores directos de la Serie 3.

La Neue Klasse de 1962.

Esta gama fue tan bien recibida por el público, que dio un nuevo impulso financiero y comercial para las entonces alicaídas arcas de BMW. Inspirándose en este histórico modelo y en el impacto positivo que significó para la marca 60 años atrás, es que BMW decidió utilizar esta denominación para su futura familia de vehículos, y nos ha ido presentando distintas visiones de cómo será.

Primero nos introdujo el concepto de sustentabilidad con el BMW iVision Circular, luego nos introdujo en el concepto digital con el iVision Dee (Digital Emotional Experience) y ahora llega el tercer auto de la trilogía: el iVision Neue Klasse, que nos adelanta el nuevo lenguaje de diseño y la tecnología que tendrá la familia cuando inicie producción en 2025. Este nuevo conceptual, que se presenta ahora en el IAA de Munich, nos fue adelantado en exclusiva hace unos meses, y esto es lo que te podemos contar.

iVision Neue Klasse: el diseño

Lo primero que se me vino a la cabeza cuando por primera vez vimos este conceptual en las instalaciones de la marca en Garching (al norte de Munich), es que se trataba del inicio de algo realmente nuevo. Es como volver a la esencia de BMW, pero con una propuesta súper moderna que encantará no sólo a las nuevas generaciones de consumidores, sino a aquellas más viejos como yo.

Quizás si lo que más llama la atención del conceptual de BMW es que en una época en la que los SUVs parecen serlo todo para la industria, la marca haya decidido proyectar su “Nueva Clase” a través de un formato sedán. Y sedán a la antigua, con cuatro puertas y tres cuerpos bien marcados.

Hay toda una declaración de intenciones ahí, de que BMW no abandonará los formatos que han sido tan exitosos y simbólicos a lo largo de su historia. Y si bien se reserva la información de qué modelo será el primer Neue Klasse en ser producido en 2025, por silueta y dimensiones podríamos estar hablando perfectamente del próximo Serie 3.

Se suma a eso que las líneas generales del modelo, si bien híper modernas y ajustadas a los nuevos gustos globales, nos hacen recordar a cualquier sedán que la marca haya diseñado y fabricado en los últimos 60 años. Es un formato y una silueta tan apegados al ADN estilístico de la marca, que este modelo del futuro es indiscutiblemente un BMW. La marca lo define como “limpio, elegante y atemporal”.

Tenemos en el iVision Neue Klasse aquellos elementos clásicos en todo sedán de BMW: tres cuerpos marcados, con el primero mucho más grande que el segundo; voladizos extremadamente cortos, especialmente el delantero; cabina cargada hacia atrás, con el puesto de conducción justo en medio de los dos ejes; ruedas de gran tamaño y una postura agresiva.

Ahora, sin el doble riñón frontal con el estilo nariz de tiburón, no es un BMW, y el Neue Klasse nos trae la reinterpretación que se hará del frontal típico de la marca. Por lo pronto, se mantiene la parrilla con dos riñones separados, e incluso esta separación se reafirma visualmente a través de una hendidura que presenta el capó justo al medio, y por el grosor de los guardabarros (unas trochas muy ensanchadas).

Los riñones tienen un diseño mucho más grande y horizontal, llegando casi hasta el borde mismo del auto, algo que ya habíamos visto en el iVision Dee. Y aquí comienza a implementarse el concepto digital. Porque al ser un auto eléctrico, la parrilla está cerrada, y esta superficie se reemplaza por una pantalla que proyecta luces en una animación 3D. BMW dice que las luces serán los nuevos cromados, parte de su concepto de sustentabilidad.

Efectivamente, todo lo que se ve como barras cromadas en la parrilla es un bien logrado efecto lumínico que, además, permite modificar el diseño según varios factores, como estados de ánimo o situaciones de conducción. Y los faros circulares dobles tan clásicos en la marca se reemplazan por dos elementos de luz que cierran la clásica estampa de un frontal histórico de BMW. Ahh, y regresan los parachoques a la antigua, como elementos superpuestos, aunque ahora fabricados en un material compuesto de segundo uso (reciclado).

Como siempre en los sedanes de BMW, el capó es largo y el pilar A se eleva suavemente por cuestiones aerodinámicas, partiendo bastante por detrás de la rueda delantera. La línea de las ventanas corre por debajo de la del capó y maletero, dejando una enorme superficie vidriada. BMW indica que permite la entrada de más luz y la sensación de una mayor amplitud.

Y como no podía ser distinto, en la parte trasera se mantiene el famoso “Hofmeister Kink”, aunque sutilmente suavizado dentro de un pilar C relativamente grueso.

En la zaga vemos un maletero muy angulado, como si estuviera siendo afirmado por un nuevo juego de luces horizontales, y con el mismo parachoques delantero pero como complemento trasero. Más allá de algunos elementos que saldrán de escena en un auto de producción, como los espejos finísimos, las ruedas gigantes de 21 pulgadas o la ausencia de manillas en las puertas, nos parece un diseño muy acabado.

iVision Neue Klasse: el interior

Cuando BMW comenzó a hablar de su Neue Klasse, indicó que enfocaría todo hacia una experiencia centrada en lo humano, y eso explica un diseño interior ultra minimalista y el debut en sociedad de un completamente nuevo sistema iDrive, que según la marca, es una evolución más intuitiva y multisensorial del iDrive que se utiliza actualmente, con un foco puesto en el tacto y en la interacción por voz avanzada.

El nuevo sistema iDrive se basará en un sistema operativo de nueva generación (¿OS 10?) y elimina las pantallas tradicionales tal como las conocemos hasta ahora, reemplazándola por cuatro elementos centrales desde se controla todo el auto y permite ofrecer la tan buscada experiencia digital inmersiva.

El primero y más llamativo es el “Panoramic Vision Display” o pantalla de visión panorámica, un elemento que había debutado en el iVision Dee, y que según la marca, es la reinterpretación del concepto “ojos en la carretera, manos en el volante”. Esta especie de clúster extendido se ubica justo por debajo del parabrisas, a la altura de los ojos del conductor, y ocupa todo el ancho del auto, casi de puerta a puerta, midiendo de alto entre 8 y 12 cm, dependiendo del modelo.

Es una pantalla de alta definición a todo color y completamente configurable, donde se proyecta toda la información que necesita quien conduce (la típica de los marcadores y del sistema de infoentretenimiento, por ejemplo), pero al ser tan grande, permite que los acompañantes también puedan acceder a su propio contenido.

El segundo elemento que es complementario al primero es un Head-up Display 3D, una proyección visual sobre el parabrisas exclusivo para el conductor, que permite exhibir aquella información relativa a situaciones de conducción activas, como la navegación o las asistencias a la conducción.

El tercer elemento es un nuevo volante multifunción táctil, desde donde se controla ambas pantallas a través de mejorados mandos táctiles y con una retroalimentación háptica activa y una interfaz multicapa. El cuarto y último elemento es el nuevo mando iDrive ubicado en la consola, y con funciones táctiles intuitivas.

Desde estos dos mandos (volante e iDrive) se podrá controlar todo el auto, por lo que BMW elimina todo rastro de botones físicos del tablero o la consola. Especial énfasis tendrán los mandos por voz. La marca está trabajando para integrar Amazon Alexa, que será capaz de entender las instrucciones en decenas de idiomas e incluso con modismos incorporados.

En cuanto a la construcción, el diseño del iVision Neue Klasse incluye cuatro asientos individuales, y al ser un auto eléctrico con una plataforma tipo skate, ofrece un piso plano para una habitabilidad muy generosa.

El habitáculo está libre de materiales orgánicos como cuero o maderas, y también libre de cromo, un elemento prohibido en los futuros BMW. Todo el interior está fabricado utilizando materiales de segundo uso y, además, con un alto porcentaje de opciones de ser reutilizado.

iVision Neue Klasse: la base mecánica

No hay mucho que decir en este apartado, porque la marca se ha guardado muchos datos que aún no son definitivos. Pero se sabe que cuando debute en 2025, la Neue Klasse estrenará una nueva plataforma específica para autos eléctricos, y la sexta generación de la tecnología eDrive, que incluye nueva batería y tren motriz.

"Seremos el punto de referencia en términos de autonomía, velocidad de carga y precio. No olviden el precio", dijo el CEO de BMW, Oliver Zipse a los periodistas durante el último CES de Las Vegas. Y en números significa que la Neue Klasse será un 25% más eficiente, tendrá un 30% de mayor autonomía y ofrecerá un sistema de carga un 30% más rápido que los vehículos eléctricos actuales.

En esta materia, la marca apuesta todo a una nueva tecnología de batería de iones de litio de celdas cilíndricas, cuya base será de 46 mm de diámetro, y su altura variará dependiendo del modelo. BMW ha indicado que este diseño se integra mejor a la estructura del chasis y, además, permite mejorar la eficiencia energética en un 20%.

La clave está en la nueva composición química de las celdas, con mayor cantidad de níquel en el lado del cátodo, de silicio en el del ánodo, y sobre todo una menor cantidad de cobalto, lo que permite mejorar la densidad energética en un 20%. También será nuevo el empaquetado de las celdas que ayuda a reducir el espacio al eliminar los módulos.

Por supuesto que la Neue Klasse utilizará un sistema eléctrico de 800 voltios, lo que permitirá ofrecer sistemas de carga súper rápida de hasta 500 amperios, mejorando la capacidad de carga en hasta un 30%. A modo de ejemplo, se podrán recuperar 300 kilómetros de rango en apenas 10 minutos.

De los motores nada se sabe, salvo que podrán producir hasta un 40% de mayor potencia. Los nuevos BMW podrán montar uno o dos motores, e incluso se ha especulado en que la nueva estructura permitiría incluso poner un motor por rueda.

La electrificación, la digitalización y la sustentabilidad son los elementos centrales de la transformación que está moldeando a la nueva BMW. El iVision Neue Klasse es el modelo que representa estas innovaciones y, por lo mismo, se fabricará desde 2025 en la nueva planta de Debrecen, que no utilizará combustibles fósiles y tendrá un uso más amplio de materias primas producidas con CO2 reducido.

BMW Neue Klasse

Marcelo Palomino recomienda

Cuentanos que opinas